Poblado de Codpa

El poblado precordillerano de Codpa se ubica en la parte media de la quebrada de Vítor o Codpa, a unos 113 kilómetros al sureste de la ciudad de Arica y a solo 1900 metros de altura. Codpa es el poblado más importante del Valle del mismo nombre, con una población que bordea los 160 habitantes, muchos de los cuales se dedican a labores de la agricultura. El origen del nombre de este hermoso pueblo es dudoso. Algunos señalan que su nombre significa peregrino o huésped y proviene del quechua, mientras otros se inclinan por afirmar que su nombre puede significar pedregal o lodozal, proveniente del aymara.

La mayor parte del año se puede disfrutar de días con cielos despejados y soleados, y durante el día no existe mucha oscilación térmica, aunque en verano pueden ocurrir algunas precipitaciones debido al fenómeno del invierno altiplánico.Posee una alta calidad del agua, lo cual ha hecho posible la existencia de un valle prodigioso, donde crecen exquisitas y variadas frutas, como la guayaba, el membrillo, el durazno, las chirimoyas, los limones, las paltas, los mangos, las ciruelas, y la uva, con la cual se elabora artesanalmente el conocido y exquisito vino Pintatani, tan característico de este lugar.

El pueblo reúne varios servicios básicos, como algunos restaurantes, una hostería y varias casas que ofrecen albergue. Además posee una Iglesia colonial, un museo local y una gran plaza. Su pasado colonial, fruto de la síntesis entre las tradiciones hispana y andina, es posible de apreciar en sus vestigios arquitectónicos, así como también en múltiples y variadas fiestas que enriquecen el calendario de los codpeños, como el Carnaval, la Vendimia y la Fiesta de San Martín de Tours, patrono del pueblo.

Poblado de Chitita

Para acceder al poblado de Chitita desde Codpa se debe continuar en dirección este por la ruta A-325, a través del camino angosto y de tierra que une los poblados del Valle de Codpa. El poblado de Chitita se encuentra después de la Poza de la Sirena, a un kilómetro aproximadamente de Guañacagua.

Del Aymara Ch’itita que significa incrustación, este pequeño poblado precordillerano se encuentra realmente incrustado en la quebrada de Sibitaya, ubicada en la parte alta del Valle de Codpa, en un sector de abundante vegetación. En Chitita viven alrededor de 30 habitantes, aunque durante la semana es posible encontrarse con tan solo algunas familias, la mayoría adultos mayores dedicados sobre todo a la agricultura.

Chitita continúa obsequiando a sus pobladores una rica variedad de frutas, como la guayaba, la ciruela, la naranja, el mango, el damasco, la pera, la tuna y el tumbo; frutales rodeados por los campos de alfalfa que verdean las terrazas ancestrales que siguen usándose en este sector.

De Chitita se destaca su recientemente restaurada Iglesia del siglo XIX, la cual también ha sufrido los últimos sismos sucedidos en la zona. En los alrededores también se encuentran las cuevas gentilares, lugares respetados por los lugareños y cargadas de míticas leyendas. 

En cuanto a festividades celebradas en el pueblo, se destaca la imperdible Fiesta del Carmen de Chitita que se celebra todos los 16 de julio, la cual contempla diversas actividades como el asentamiento de la chulla, las procesiones o la tradicional tinka. Otra fiesta importante es el Carnaval de Chitita, la cual reúne a toda la comunidad dispersa durante el año.

Poblado de Esquiña

El poblado de Esquiña se encuentra a 147 km al sureste de la ciudad de Arica y a solo 43 km del poblado de Codpa, ubicado en la cabecera de la Quebrada de Camarones a 2.182 metros sobre el nivel del mar. 

El pueblo de Esquiña, del aymara Jikiña que significa “cosechar arrancando”, es un pequeño poblado precordillerano que posee peculiares atractivos que lo hacen único. El poblado se compone de tres calles principales y una calle que las cruza perpendicularmente.

 

En la actualidad, en Esquiña viven alrededor de ocho familias, aunque no de manera permanente. La mayoría de los pobladores se dedican a la agricultura, sobre todo de hortalizas como la alfalfa, el zapallo, la zanahoria, el ajo y la cebolla; y a la ganadería de cabras, ovejas, vacas, cerdos y conejos.

Esquiña es un lugar que conserva tradiciones y costumbres heredadas de la Colonia y de los periodos anteriores. En este contexto se celebra la Fiesta patronal de San Pedro de Esquiña el día 29 de junio, la Semana Santa, Todos los Santos, la Cruz de Mayo y la Fiesta del Carnaval. Durante estos días, personas llegadas de poblados vecinos y de la ciudad de Arica, se reúnen para participar de las singulares actividades que se mantienen vivas gracias a una comunidad que valora su patrimonio cultural.

Uno de los atractivos naturales más importantes de Esquiña es su imponente escenario: un enorme cañón de piedra labrada por la erosión, situado detrás de la hermosa Iglesia del siglo XVII, conocido como las catedrales o torres de Esquiña. Este imponente fondo ofrece al viajero un escenario imperdible de conocer.

Para acceder a Esquiña desde Arica se debe tomar la carretera Ch-5 hacia el sur hasta tomar la ruta A-35. Posteriormente se debe continuar hasta el desvío de la ruta A-331 en dirección sureste. Luego de pasar por el poblado de Pachica, finalmente se llega a Esquiña por una ruta de tierra angosta y serpenteante. En Arica existe un servicio de buses que van a Esquiña los días jueves y domingo a las 8:30 hrs. de la mañana, partiendo desde el terminal Asoagro, y regresando los mismos días a las 15:00 hrs. de la tarde. El valor del pasaje es de $1.500 y el trayecto dura aproximadamente 2:35 horas.

Poblado de Sahuara

El poblado de Sahuara se encuentra a poco más de 3.000 metros de altura sobre el nivel del mar, ubicado en la quebrada que tiene el mismo nombre y a unos 129 kilómetros al sureste de Arica. Para acceder a Sahuara desde Arica es necesario tomar la ruta Ch-5 hasta el desvío que conduce hacia Codpa y luego seguir por la ruta A-35 durante 95 kilómetros. Posteriormente se debe tomar nuevamente un desvío por la ruta A-331, de allí se debe continuar hasta la bifurcación con la ruta A-323 y recorrer 17 kilómetros por un camino de tierra señalizado hasta llegar a destino. El traslado desde Arica hasta Sahuara se tarda aproximadamente 3 horas en automóvil.

En la actualidad no vive nadie permanentemente en Sahuara, aunque es habitual encontrar a algún agricultor como don Felipe Flores, nacido en Sahuara, quien se dedica a cosechar tunas, tumbos y duraznos. Ciertamente, Sahuara es conocido porque en sus riquísimos suelos se cultivan uno de los mejores tumbos de la región. Además de este exquisito fruto, en Sahuara se cultivan también limones, duraznos, membrillos, granadas, guayabas, manzanas, maracuyás y alfalfa. Claramente, este poblado puede presumir de tener los campos de cultivos más llamativos de la Comuna de Camarones, siendo un verdadero oasis en el desierto.

En cuanto a los atractivos culturales del pueblo, se destaca la hermosa Iglesia declarada Monumento Histórico en el año 2008. Además, Sahuara tiene a su alrededor vestigios arqueológicos que lo distinguen como el asentamiento incaico más importante de la sierra de la cuenca de Camarones. Por un lado se pueden observar numerosas terrazas agrícolas alrededor del pueblo. Por otro lado, también se pueden encontrar recintos funerarios y colcas en las cercanías del poblado. Por último, la presencia de un ushnu ceremonial Inca ubicado a un costado de la Iglesia, evidencia la relevancia histórica del lugar.

Poblado de Guañacagua

Después de Codpa, el poblado de Guañacagua es el poblado más habitado y con mayores servicios e infraestructuras del Valle de Codpa. Concretamente este pueblo se ubica en la parte alta del valle, en la confluencia de la quebrada de Sibitaya y la Quebrada de Codpa, a unos 5 kilómetros al este de Codpa y a poco más de 2.000 metros sobre el nivel del mar. Para acceder al poblado en automóvil es necesario tomar en Codpa la vieja ruta A-325 que unía antiguamente a Codpa con Belén y Putre: un angosto camino de tierra. Antes de llegar a Guañacagua se pasará por el poblado de Guatanave y por el sector de Poroma, pudiéndose observar a lo largo del corto trayecto la abundante vegetación que invade este rincón del desierto más árido del mundo.

Guañacagua, del aymara Waña Q’awa que significa quebrada seca, es un pintoresco pueblo del Valle de Codpa, cuya población de poco más de sesenta habitantes se dedica al cultivo de árboles frutales y alfalfa. Tanto por su estratégica ubicación, como la presencia de vestigios arqueológicos en la zona, se cree que Guañacagua es un poblado de origen incaico.

El poblado posee una plaza renovada la cual es el lugar de encuentro para la realización de sus festividades, como el concurrido Carnaval, las Cruces de Mayo o el más reciente Festival del Canto de Guañacagua. Además tiene una hermosa y restaurada Iglesia colonial que data del siglo XIX a la cual se accede cruzando un pequeño puente. Sin duda alguna, esta es una de las iglesias más bellas de la Comuna de Camarones. Guañacagua posee también varios servicios de alojamiento y alimentación, además de venta de vino Pintatani, licores y frutas del valle.

Poblado de Timar

El poblado de Timar se encuentra a 90 kilómetros al sureste de Arica y se llega aproximadamente en una hora y media en vehículo. Para llegar, se accede por la carretera Ch5, para luego tomar la ruta A-31 en dirección este, en el desvío de las presencias tutelares. Desde este punto se deben recorrer 64 kilómetros hasta el desvío hacia el sur que lleva directamente al pueblo de Timar por la ruta A-35, la cual se encuentra en buen estado. Antes de llegar al poblado, el árido paisaje que se encuentra en todo el camino, se rompe con los tonos verdosos que anuncian la presencia de la angosta y abrupta quebrada de Garza.

Sus habitantes, que apenas bordean las 17 personas, se dedican básicamente a la agricultura y venta de frutas como la guayaba, pera, uva o naranja, alimentadas durante todo el año por las limpias aguas de la vertiente que se acumula por las lluvias estivales y los deshielos.

Timar tiene la peculiaridad de estar construido en torno a una larga calle que finaliza en una hermosa Iglesia colonial del siglo XVII, la cual se encuentra bastante bien conservada. El pueblo aún posee algunas típicas casas de adobe con techos de paja y cubiertos por cal, resaltadas por los colores de algunas de sus puertas y ventanas. Además de visitar la Iglesia, en Timar podemos recorrer sus verdes alrededores, visitar su cementerio recientemente restaurado, comprar exquisita fruta de temporada a los lugareños, acudir a su concurrida fiesta patronal de San Juan, a la Semana Santa o la recientemente recuperada fiesta de las Cruces de Mayo.

El lugar se encuentra a unos 2.400 metros sobre el nivel del mar, lo que facilita que el visitante realice excursiones por la zona o rutas en bicicleta sin mayores problemas. Además, alrededor de Timar se encuentran diversos caminos troperos que comunican este poblado con los cercanos Cobija y Codpa, a los cuales se puede acceder por carretera.

Poblado de Pachica

El poblado de Pachica se encuentra a 40 km de Codpa y a 153 km de Arica. Se ubica en un saliente norte de Valle de Camarones, a unos 2.200 metros sobre el nivel del mar. Para acceder a Pachica desde Arica vía terrestre, es necesario tomar la carretera Ch-5 en dirección sur hasta tomar el cruce de Codpa en dirección este por la ruta A-35. Luego se continúa hasta tomar el desvío hacia el camino de tierra A-331 en dirección sureste, la que finalmente conduce a Pachica. Si bien esta es la ruta más rápida y directa, existe otra opción que parte por la ruta A-345 siguiendo en dirección este hasta llegar a Huancarane. De allí el camino se estrecha y sube zigzagueante varios kilómetros hasta llegar al poblado de Pachica. Para esta ruta alternativa se recomienda utilizar un vehículo 4x4 y mucha precaución al conducir, dadas las limitaciones del camino.

Estudios dicen que la palabra Pachica significa “lugar de encuentro”, y su denominación posiblemente sea debido a que en épocas pasadas el pueblo fue un importante lugar de paso entre la cordillera y la costa. 

En cuanto a los atractivos que posee Pachica, cabe destacar su Iglesia colonial, un antiguo cementerio ubicado en la parte posterior del templo y una gran plaza renovada. Además, en sus cercanías todavía existen terrazas de sembradío ancestrales que embellecen el paisaje con su color verde intenso.

Uno de los atractivos más destacados del poblado de Pachica son sin duda sus hermosas vistas de la Quebrada de Camarones. Desde la parte sur del poblado es posible apreciar el tono de los cerros, anaranjados, violetas y verdes, que unido a la profundidad e inmensidad de la quebrada, crean un escenario imperdible de contemplar. Pachica además posee una gran cantidad de cactus candelabro en sus alrededores, y es un lugar donde es posible observar vizcachas posando sobre las grandes rocas que hay en las cercanías del poblado.

En cuanto a las fiestas que inundan de visitantes este hermoso lugar, se destaca la Fiesta patronal de San José Obrero que se celebra todos los años del 2 al 19 de marzo, reuniendo a familiares y amigos que vienen de todas las partes del país.